|

injerto óseo

por qué considerar el injerto óseo

La mayoría de los procedimientos de injerto óseo dental se realizan para devolverle al hueso su forma previa, luego de una pérdida de diente, gingivitis o trauma. El injerto óseo también puede usarse para mantener la estructura ósea luego de una extracción de diente.

Recuperar y mantener la estructura ósea facial es importante por varias razones. Muchos procedimientos dentales, por ejemplo, la colocación del implante dental, requieren que el hueso se encuentre lo más aproximado posible a su dimensión y posición original para obtener resultados óptimos. Además, la mandíbula y otros huesos faciales dan soporte a la piel y a los músculos que son los responsables de nuestra apariencia estética externa. Sin el soporte del hueso interior, nuestro rostro pueden verse envejecido prematuramente.